Cuento: El hombre que no podía triunfar

preocupadoGonzalo era un hombre de 35 años que había trabajado toda su vida duramente esforzandose por convertirse en el mejor administrador de empresas , tal como su padre siempre había querido.
Se sentía tan agradecido con su familia, que había decidido ser lo que ellos esperaban de él, no quería defraudarlos y asi decidío dejar a un lado sus propios sueños.

Cuando Gonzalo era un niño, solía soñar con ser un gran píloto, creía que volar sería el sueño más hermoso que lo acercaría más a Dios al estar entre las nubes.

Gonzalo le gustaba jugar en las tardes en el parque cercano a su casa y hacía aviones de papel en donde dibujada un hombrecito piloteando aquella mágica aeronave. Cuando su padre lo veía le decía:  “Deja de soñar muchacho, la vida no es para nada fácil como tu crees”.

Sin embargo Gonzalo seguía soñando y mientras volaba su avión de papel se transportaba a la vida que tendría una vez que tuviera la edad suficiente para convertirse en un piloto importante, con su traje pulcro y con sus aires de importancia que le evocaban las ímagenes de las péliculas en las que los pilotos de aeronaves eran verdaderas celebridades ante sus ojos.

Un día cuando Gonzalo cumplio 13 años se dijo así mismo:

“Seré el mejor píloto que jamás ha existido”
” Lograré volar hasta lugares insospechados, me sentiré como un pajaro en libertad que visita a Dios cada día y que escucha sus susurros entre las nubes”.
“No hay nada ni nadie que pueda detenerme”, “Sólo tengo que seguir mis sueños”.

Gonzalo hablaba con sus amigos de sus sueños, en la secundaria los chicos malos se burlaban de él cuando lo veían dibujando aviones, o recortando imagenes que tenían que ver con el vuelo.

“Deja de jugar con eso y entiende que naciste para ser un simple tendero como tu padre”.

Sus mejores amigos lo Animaban,diciéndole:
“No te preocupes ser tendero no es malo”, tu padre le va bien con lo que tiene.
“Aunque quizás no tanto como para pagarte la carrera de píloto”.  “Pero se vale soñar amigo”.

Gonzalo empezó a sentirse rídiculo al seguir creyendo que en que algún día podría convertirse en el píloto que de niño había imaginado, su padre le repetía todos los días:
“Hijo mio no sueñes muy alto, la buena vida no es para todos”  .
“Además tú, te encargarás de este negocio que he construido con todo mi esfuerzo”.   Así que mejor pon mucha atención a tus clases de matématicas para que seas un buen administrador de este negocio.

Gonzalo se sentía presionado, le importaba mucho su familia, estaba agradecido con sus padres por todo lo que le habían dado, y le interesaba mucho que su padre se sintierá realmente orgulloso de él.  Por lo que comenzó a poner todo de su parte para ser bueno en las matématicas, termino la secundaria y luego la preparatoria y los maestros le felicitaban porque erá el mejor de su clase.
Cuando alguna vez Gonzalo decidia volver a soñar con ser piloto, veia su cuaderno viejo de recortes sobre el vuelo, sabía tanto de aviones como de matematicas, pero cuando hablaba de ello y explicaba a su padre lo que había aprendido durante todo el tiempo que había estado persiguiendo en silencio su sueño, su padre le decía:

“No pierdas tu tiempo en eso, de nada te servirá para administrar el negocio de la familia”
“Enfocate en ser el mejor en tu clase y lograrás el éxito en la vida que todos esperamos, No me defraudes”

Gonzalo asumío que lo correcto sería “dejar de perder el tiempo” creyendo en su sueño, cada día parecía algo más lejano, y se sentía profundamente triste, pero el peso de pensar que defraudaria a su padre, lo ponía más triste.  Aunque aparentaba ser una persona  feliz ante los ojos de su padre, de sus amigos, de su familia.
El se decía así mismo,:
mi vida ya estaba escrita, y parece que en ella otros han elegido que sea el mejor administrador de empresas que haya existido.  He desperdiciado mi vida soñando con volar.…¡No puedo hacerlo, no nací para hacerlo, DEJA DE SOÑAR GONZALO!

Gonzalo no sabía que podía liberarse de las cadenas que lo ataban a cumplir el sueño de otros, no tenía ni idea de cómo hacerlo, creyó fielmente que tenía que ser, hacer y tener lo que otros habían elegido de su vida. Aunque esto le costará sentirse internamente frustrado y triste.
Asi entró a la universidad y estudio administración de empresas siendo un alumno modelo.  Le agradaban los números y todo lo que tenía que ver con la carrera, pero no se sentía realmente pleno.  Soñaba en las noches que tenía que pilotear un vuelo, sabía cada parte que componía un avión, había estudiado libros completos acerca del tema, pero había decidido renunciar al sueño de convertirse en un piloto de verdad.

Un día en la escuela conocío a una linda chica que había ido a investigar sobre unos cursos, y Gonzalo le llamo mucho la atención al verla, iba vestida con un traje muy serio, lucía una boina y tacones altos, parecía justamente una azafata de aquellas que trabajan en los aviones, Gonzalo se acerco y se presento amablemente, se imaginaba estar cerca de alguien que era parte de su sueño, además de que era una chica hermosa.

Flor, era su nombre, Flor le comentó que deseaba estudiar italiano y frances y había sabido de unos cursos en la escuela, le contó que trabajaba en una empresa comercial de aviación y que su trabajo le apasionaba tanto que deseaba capacitarse para poder ser mejor de lo que ya era.  Gonzalo la invito a tomarse un cafe y le hablo de su sueño de ser piloto y cómo la vida se había empezinado en que fuera administrador y estaba a tan sólo 1 semestre de convertirse en el mejor de todos.  Flor, escucho con atención cada palabra de Gonzalo, veía tristeza en sus ojos, en lugar de alegría, terminar una carrera debía ser algo que cause felicidad en la gente, ella pensaba.

Cuando Gonzalo le pidio su telefono y le pregunto si algún día podría volver a verla, ella le contesto:
“Pero claro, he decidido comenzar la escuela y la empresa me permitirá algunos permisos para poder tomar mis clases sin problemas seguro nos seguiremos viendo además me ha impresionado conocerte, me atrevería a decir que sabes más de aviones que de administración y eso que eres el mejor en ello”.

Gonzalo se ruborizó con el comentario, y antes de que ella se fuera ella le dijo:
“La vida es hacer realidad lo que tu más profundo sentimiento dice”, “Yo nunca permitiría que otros eligieran por mi lo que afectará positiva o negativamente mi vida “. “Si amas volar, vuela nunca es tarde para convertir en realidad tus sueños”.

Gonzalo se quedo callado, pensativo, y se despidio de Flor con un beso en la mejilla.  Se sentía feliz de haberla conocido, y más feliz de saber que ella entendía lo que el había sentido todo este tiempo.
No sabía que hacer….no sabía que era lo que tenía que hacer para en verdad atreverse a convertir en realidad su sueño.
Decidio que terminaría con lo que había empezado, que comenzaría a crear su propio sueño, sabía que necesitaba ayuda, de personas que le enseñarán a creer que el podía, Flor, fue una de ellas….
Gonzalo decidio hacer la mejor inversión de su vida, y aposto por el mismo, invirtio en mentores que le enseñaron a liberar sus cadenas y miedos, compró libros que le ayudaron a crecer y a sentirse más poderoso, se dejo guiar por otras personas que sabían convertir en realidad sus sueños y esto lo fortaleció a tal grado que en poco tiempo Gonzalo tranformó su vida.

Gonzalo se hizo cargo del negocio de la familia durante un tiempo, y aprendío que todo lo que se hace en la vida nunca es una perdida de tiempo, logró ahorrar buen dinero y decidió que no permitiría que nada ni nadie le quitará el sueño de convertirse en lo que el siempre había soñado.  Sus mentores le habían dado herramientas para convertir en realidad lo que el había soñado, y sabía que con eso, ya no tendría porque tener miedo.
Flor fue parte de su vida por un breve espacio de tiempo, luego el trabajo se encargo de separarlos de nuevo, ella viajaba tanto que no podían verse como antes.  Sin embargo Gonzalo decidio que su éxito estaría completo si lograba su sueño y a los 35 años, entró a la escuela de aviación y aprendío tan rápido que se sentía dichoso todo el tiempo, pensaba en Flor algunas veces, y soñaba con verla de nuevo.

El tiempo paso y terminó su carrera como piloto de esta forma comenzó a volar como había soñado.
En uno de sus viajes se encontró de nuevo con Flor, pero él, ya no era el Gonzalo de siempre, vestía su uniforme pulcro y se veía muy guapo, flor se emocionó al verlo, secretamente había soñado ese momento en el que ese chico que parecía haberse conformado con poco, se convirtiera en el piloto que tanto había soñado, ella lo abrazo con mucha alegría, hablaron por horas y se dieron cuenta que entre ambos habia un sentimiento más grande que la amistad, por lo que decidieron estar juntos por siempre.

Autora:  Sandra P.  Coral Dulcey.   ¿Te gustó esta historía?

Si tu al igual que Gonzalo deseas tranformar tu vida, te invito a que tomes mi mano y me permitas llevarte a convertirte en el ser humano poderoso que puedes ser  unete a mi programa avanzado de 6 meses y obtén 30% de AHORRO ahora

Te aseguró que obtendrás herramientas que te permitirán lograr seguridad, confianza y alta autoestima para que logres lo que quieres, REGISTRARME YA

2 thoughts on “Cuento: El hombre que no podía triunfar

  1. muy buena historia las buenas intenciones de los papas casados con el cuento del bussines asi es mi papacito lindo importante reaccionar para no hecharles la culpa de nuestras frustraciones saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s